domingo, 6 de junio de 2010

Mesa camilla desnuda, mesa camilla vestida

La cotidiana mesa que se viste y se desnuda como una mujer, que nos da calor desde su interior en los días gélidos de invierno y nos arropa en las siestas postprandiales, cuando llega el verano se desprende de las enaguas y le aleja, pero siempre vuelve.

1 comentario:

Juan Pedro Ramírez Cuesta dijo...

En lugar de patas, piernas; en lugar de falda, minifalda y en lugar del lejano octavo mes, anual.
Esa sería la cotidiana mesa que yo diseñaría. ¿Te imaginas?
Podrían cruzar las piernas de dos en dos, o tres si y una no, o las cuatro a la vez.
¡Qué maravilla!

 
web tracker